domingo, febrero 7

5 Consejos para ser una Persona más Madrugadora

Madrugar, en si mismo es difícil además es un concepto complejo y más difícil de definir. Para uno madrugar puede despertarse a las 5 de la mañana lo que para otro es despertarse a las 10 de la mañana. Es por eso que este post va dedicado a cualquier persona que quiera despertarse más pronto de lo que lo hace habitualmente para sacar más provecho a su día y a las horas de sol.

Abordare 5 consejos que considero esenciales para tener la fuerza de voluntad de salir de la cama y comenzar el día en los momentos en los que no parece una buena idea hacerlo.
   
1. La Ley de los 15 min

Si lo que quieres es despertar más pronto tendrás que poner el despertador más pronto, parece lógico ¿verdad?. Pero no puedes poner cualquier hora. Por ejemplo, una persona que esta acostumbrada a despertar todos los días a las 9 quiere comenzar a despertar a las 7:30. Lo que hará será poner el despertador a esa hora y despertarse. 

Bien, esto no se queda aquí porque, a pesar de tener mucha fuerza de voluntad y entusiasmo por comenzar a despertarse pronto al tercer día su cuerpo no va a poder despertarse tan pronto y si lo hiciera estaría cansada durante todo el día y puede que, incluso, mal humorada haciendo que su misión de despertarse pronto termine y vuelva a despertar a la misma hora que antes o incluso más tarde.

Aquí es donde entra en funcionamiento la ley de los 15 min. Para nuestro ejemplo anterior aplicaremos esta ley. Sabemos que se quiere despertar a las 7:30, lo que tendrá que hacer es poner el despertador 15 min antes en periodos de una semana hasta alcanzar el objetivo. En otras palabras, cada semana poner el despertador 15 min antes hasta llegar al objetivo deseado en este caso 7:30. Ejemplo: semana 1--> 8:45, semana 2 --> 8:30, semana 3--> 8:15, semana 4 --> 8…

Esto permite a tu cuerpo acostumbrarse de forma progresiva, sin llegar a ser un cambio brusco que altere al organismo y que se produzca esa sensación de casación y sueño crónico.
   2. Haz las paces con tus ganas de ir a dormir
Para despertar pronto y que el cuerpo te lo permita hay que acostarse pronto. Si tu eres una de esas personas que se puede meter a la cama a cualquier hora y quedarse dormida hasta el día siguiente genial!!!,  pasa al siguiente punto pero a la mayor parte de las personas les cuesta dormir pronto.

Algunos de  los motivos son claros y simples, como la falta de sueño, y otros no lo son tantos y son más complejos, como el condicionamiento social, en pocas palabras, ese pensamiento de la percepción que tendrán de nosotros nuestros amigos si dormimos a las 10 de la noches o la sensación de sentirse mal porque los demás siguen despiertos y nosotros no. Pero dejando las complicaciones de lado me limitare a decir como conciliar el sueño antes.
La mayoría de nosotros estamos rodeados de dispositivos electrónicos y distracciones luminosas como la tele, el ordenador… y sobre todo el teléfono movil ¿cuándo fue la última vez que no miraste el movil desde la cama por la noche al acostarte? Estos dispositivos que emiten luz, le dan la falsa sensación al cerebro de que “es de día”, para que nos entendamos, es esa sensación de tener sueño y bostezar pero sentir que puedes seguir despierto más tiempo porque tus ojos te lo permiten.

Por ello, el segundo consejo es a ser posible desprenderte de esos dispositivos media hora antes de la hora al que te irías a dormir normalmente. En su lugar, lee un libro que hará que concilies el sueño rápido, lávate la cara, échate tus cremitas, mímate, haz planes para mañana… haz cualquier cosas que te mantenga lejos de esos dispositivos. Conseguirás dormir más rápida y relajadamente, tu cuerpo te lo agradecerá.
    3. Lo primero es lo primero: bebe agua

Cuando te despiertes ve a la cocina y bebe agua. Esto despertara más a tu cuerpo y a tu organismo de lo que hará una taza de café grande con extra de cafeína.
El agua limpia tu organismo y lo depura de las horas de sueño además le manda un mensaje a tu cerebro de que tu cuerpo ya esta despierto y fresco para comenzar el día.
preferiblemente toma agua cuando te hayas lavado la cara primero, ósea, cuando tengas los ojos abiertos. Intenta estar despierto/a  y consciente para que el agua sea ese extra que tu cuerpo y mente necesitan para terminar de despertarte.
Trata de que el agua este fría. Esto produce el efecto en tu cuerpo la misma sensación que un cubo de agua fría en tu cara, te despierta incluso si no quieres. Ojo, tampoco tomes agua congelada en invierno estando bajo cero porque te vas a congelar y vas a querer meterte en la cama para entrar en calor y no queremos eso.
    4. Planea tus desayunos
Todos nos despertamos con una cantidad de energía determinada y si parte de esa energía la dedicamos a pensar en que vamos a desayunar acabaremos por gastarla toda a la hora del desayuno e incluso no desayunando por indecisión.
El cuarto consejo propone saber cual será tu desayuno con antelación para que así sea todo más fácil. Puedes coger algo que te guste y desayunarlo siempre o con algunas variaciones. Algo que sea sencillo y que no requiera pensar mucho. O puedes hacer un planning semanal de tus desayunos de lunes a viernes e incluso si ese día no te apetece desayunar lo que propone tu planning será mas fácil alternar entre los desayunos de un día y otro que tener que pensar desde cero lo que vas a tomar.
Esto tiene un plus y es que si sabes de ante mano tus desayunos puedes planearlos que sean sanos y puedes buscar recetas para hacer cosas nuevas. Todo esto te mantendrá entusiasmado/a y querrás que empiece el día ya.
    5. Crea una rutina de mañana
Tener una rutina que haces todas las mañanas hará que tus mañanas sean más fáciles y tendrás motivos para salir de la cama. Si no tienes una rutina de mañana la puedes crear ahora, elige 3 o 4 cosas que puedas hacer sin salir de casa o saliendo, que no cuesten mucho, ya sea hacer ejercicio, hacer yoga, pintar, escribir, ver videos, leer un libro… puede ser cualquier cosa. 

Tener una estructura de las cosas que vas a hacer, hará que sea más fácil, primero, hacerlas y segundo, no tener que hacer porque mucha gente no se despierta pronto porque no tiene nada que hacer y siempre hay cosas que hacer solo tienes que preguntártelo ¿que quiero hacer o conseguir? puede ser desde ver una película, un video en YouTube o algún objetivo que tengas a largo plazo.

También puedes hacer una lista por la noches de las tareas que quieres hacer para el día siguiente ya sea un trabajo, leer o subrayar un libro o limpiar la casa. Así al final del día podrás ver como ha sido tu progreso y no se te olvidará nada.

2 comentarios:

  1. Un post PERFECTO !!! Muy bien explicado y con todos los detalles necesarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas Gracias!! Me alegro de que te guste :D

      Eliminar